Crucero Día 2: Navegación

Día de navegación…y que día. El barco ha estado moviéndose toda la noche, y me levanto mareado, pero al parecer medio barco está igual. Nos dice la camarera de nuestra planta que coma pan y nada de líquidos. Subo a desayunar al Restaurante Panorama, pero al final no me apetece tomar nada, así que mientras Inés y los niños desayunar normalmente, yo me dedico a la vida contemplativa. Y es que ellos estaban perfectamente. Habíamos comprado en Madrid unas pulseras antimareo, tanto para los niños como para los adultos, pero yo no me la había puesto. No sé si hubiese hecho efecto o no, pero el caso es que ellos estaban perfectamente y yo estaba mareado.

Día de piscina

Al terminar de desayunar, salimos a la cubierta de la piscina y me tumbo en una hamaca. El día de navegación no da para mucho más…piscina, comer, comer y piscina. Y aguantar el mareo como puedas. A media mañana consigo una biodramina, y me la tomo. También nos habían dicho varias personas de la tripulación que era muy bueno tomar mucha manzana verde. Y la verdad es que fueses al restaurante que fueses, había cestas y cestas de manzanas verdes. Supongo que es algo habitual el día de navegación, y ya están preparados para esto. Así que, aunque no apetecen mucho, porque no tengo cuerpo para comer, me obligo a tomar una manzana poco a poco.

Parece que la biodramina, las manzanas verdes, o la mezcla de las dos cosas hacen efecto, porque me voy encontrando mejor. Estamos en la piscina hasta las tres menos cuarto, y nos subimos a comer al restaurante grill en la cubierta 12, porque el resto o ya estaba cerrado o estaba a punto de cerrar. Unas porciones de pizza mexicana, un perrito caliente, un té y alguna cosa más parece que me sientan bien.

A descansar

De todas maneras, como tampoco hay mucho más que hacer, así que nos bajamos a la habitación para tumbarnos un rato en la cama y echarnos una siesta. Una ducha, ya totalmente recuperado, y a cenar. Antes de entrar en el restaurante, me paso por recepción a pedir más biodramina. Además, nos repiten de nuevo que mucha manzana verde. Esa noche era la cena de gala del Capitán, al que no vemos en ningún momento, supongo que por ser el primer turno de cena.

Después de cenar, los niños se quedan en el club Guppy, nosotros nos tomanos unas copas en el salón Rendez Vous y a las doce, todos a sus camarotes. Yo por si acaso me tomo la biodramina que me han dado en recepción, pero no hubiese hecho falta. La noche, por fin, fue tranquila. 


  • Te puedes descargar el Diario de a Bordo del segundo día del crucero Brisas del Mediterráneo en el siguiente enlace:  Diario de a bordo día 2 (16,44MB)

Antonio

Informático por profesión, fotógrafo por afición, viajero por pasión. Siempre que podemos, nos escapamos los cuatro a descubrir nuevos lugares, o a redescubrir otros que ya conocemos.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Isabel dice:

    Gracias Antonio :-)

  2. Isabel dice:

    Hola, y el resto de los dias? Que os ha parecido el crucero? Que tal era el restaurante?
    Pues haré este crucero en septiembre y me gustaría saber vuestras impresiones.

    Muchas gracias,
    Isabel

    • Antonio dice:

      Hola, Isabel;

      Lo primero, muchas gracias por pasar.

      El resto de días los iremos publicando poco a poco, incluyendo también un resumen de nuestras impresiones del crucero. No te preocupes, que todo llegará.

      Intentaremos tenerlo todo terminado antes de que te vayas de crucero

Puedes dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: