Crucero: Introducción

Sovereign, el barco del crucero Brisas del Mediterráneo

Aprovechando que este año ha sido la Primera Comunión de nuestra hija mayor, y que ella tenía muy claro que quería como regalo un viaje, decididimos que, en lugar del clásico viaje de Comunión, ibamos a hacer algo distinto, y además íbamos a intentar mantener la sorpresa hasta el final.

La lista de destinos elegidos por ella incluía entre otros Grecia, Londres, Italia y Orlando (Disneyworld). Londres lo descartamos porque tenemos planeado un viaje para el año que viene, Orlando porque el cambio euro/dólar no estaba en su mejor momento y Grecia por la situación actual del país, así que quedaba un ganador…Italia. Y eso es lo único que la dijimos, que nos íbamos a Italia.

De nuevo a Italia

Nosotros ya habíamos estado en el año 2003, 4 días en Roma y 4 días en Florencia (desde donde fuimos además a Pisa, Siena y San Gimignano), pero esta vez queríamos hacer algo distinto. Como era la Semana del Crucero de El Corte Ingles, y después de mirar mucha oferta y mucho itinerario, el que más nos encajaba era el crucero Brisas del Mediterráneo de Pullmantur, en el barco Sovereign, del 5 al 12 de Septiembre.

Es nuestro segundo crucero (Inés y mío), pero éste no tiene nada que ver con que hicimos durante el viaje de novios a las islas griegas. Ni en duración ni en capacidad y tamaño del barco. En aquella ocasión fue un crucero por las islas griegas con la hoy desaparecida Olympia Cruises, cuyo barco tenía una capacidad para 800 personas.

La ruta inicial del Brisas del Mediterráneo era:

  • Día 1: Salida de Barcelona
  • Día 2: Navegación
  • Día 3: La Goulette (Túnez)
  • Día 4:.Nápoles
  • Día 5: Civitavechhia
  • Día 6: La Spezia
  • Día 7: Villefranche
  • Día 8: Desembarque en Barcelona

Tras el ataque del pasado mes de Febrero en el museo del bardo en Túnez, todas las compañías navieras cancelaron esa escala. En el caso de Pullmantur la sustituía (al menos en nuestras fechas) por una escala en Olbia (Cerdeña). La escala de Túnez era la que a mí personalmente me hacía más ilusión, pero esta claro que la seguridad es lo primero.

Reserva hecha

Aprovechando las ofertas de la Semana del Crucero, hicimos la reserva. Una de las ofertas era una tarjeta regalo del 5% del coste de los camarotes (excluidos gastos y tasas). En lugar de darnos, nos aplicaron un descuento equivalente en el total, cosa que casi preferimos.

Además, en el mismo precio incluye el Todo Incluido de bebidas, Plus para los adultos y Guppy para los niños. Para nosotros, más que suficiente, no vimos la necesidad de ampliar a Premium.

Escogimos un camarote garantizado con vista obstruida. Básicamente lo que significa es que tenemos camarote, pero hasta unas semanas antes no sabemos el número. De esta manera, las navieras pueden organizar los camarotes en función de las reservas que haya. Existía la posibilidad de que nos hicieran un upgrade, en función de como fuesen las reservas, pero en nuestro caso tan solo subimos una cubierta.

En cuanto a la vista obstruida…bueno, te puede tocar entre dos botes salvavidas, y tener una visión completa, que te tape parcialmente uno de esos botes, o que te tape totalmente. Decidimos asumir el riesgo de que nos tocase una con la vista totalmente obstruida.

Si nos acompañas, te iremos contando día a día el crucero día a día. Nos vamos ya mismo.

Antonio

Informático por profesión, fotógrafo por afición, viajero por pasión. Siempre que podemos, nos escapamos los cuatro a descubrir nuevos lugares, o a redescubrir otros que ya conocemos.

También te podría gustar...

Puedes dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: